martes, 4 de febrero de 2014

Las reformas de la Plaza de Galicia y de Vigo, guinda de la discrepancia entre gobierno y ciudad

Desde hace tiempo no cabe duda que este gobierno local hace aguas. El contexto de la crisis económica no es nada comparado con los escándalos políticos que salpican día sí y día también a cada uno de los concejales del ayuntamiento. A esta imagen, aún sin condenas firmes (salvo por el alcalde electo, porque el que está es a dedo), se le une la falta de proyectos significativos en la ciudad.

El grueso de actuaciones de la actual corporativa se centra en embellecer la ciudad, algo no muy acorde a los tiempos actuales en los que cada euro cuenta. Las fuentes, las jardineras... es algo que está muy bien y salvo excepciones es un punto para los actuales mandatarios, pero son mil y un ejemplos de derroche de fondos públicos. De los males endémicos de la ciudad (véanse los socavones por doquier y las obras mal ejecutadas) mejor ni hablar.

La última de las actuaciones relevantes se está ejecutando en la actualidad y consiste en la instalación de un parque infantil en plena Plaza de Galicia y en la Plaza de Vigo, para humanizar la ciudad, dicen.


Como vemos en la imagen ya se ha instalado uno de los elementos que conformarán el parque infantil de la Plaza de Galicia, con una valla que alcanza nada menos que 1,80 metros en lo que parece una cárcel en pleno corazón de la ciudad, para humanizarla, dicen.

La misma imagen unas semanas antes, ya con obras pero aún sin la valla y el columpio:


Y una imagen antes de esta actuación desde Street View:


¿Seguimos pensando que es la ubicación adecuada para un parque infantil? Estéticamente no lo es, y no lo es porque es eso, una plaza, nexo de unión entre el casco histórico y la zona nueva, que si bien necesita "humanizarse" y darle usos, estos deben ir dirigidos a toda la población y creando un espacio abierto, no con vallas opacas y un espacio restringido al uso de niños (de limitada edad además). Es una zona muy delicada y cualquier actuación podría dar al traste con la cierta armonía existente hasta ahora.

Otra imagen antes de la instalación del parque:


Imágenes ya más actuales en las que se ve el comienzo de una valla que cercará media plaza para use y disfrute de unos pocos niños, muy pocos, porque ya son muchos los padres que afirman que jamás llevarán allí a sus hijos, pues dejarían que jugaran entre CO2 y todo tipo de partículas contaminantes:




Envidio las grandes ciudades en las que una plaza céntrica es eso, una plaza, en muchos casos perfectamente humanizada, encuentro de personas, de tránsitos, llena de vida. Este espacio ya nunca fue una plaza, sino primero un intercambiador, demolido para dejar paso a un aparcamiento subterráneo y un pseudoparque, y ahora sí, un verdadero parque, pero infantil.

Añado una infografía del nuevo parque infantil, en donde puede verse que el parque en sí es muy bonito y cuidado, pero volvemos a señalar lo inapropiado de su ubicación:


Lo mismo sucede con la Plaza de Vigo. En este caso llama menos la atención por ser un lugar menos popular, menos céntrico, en el que casi cualquier actuación es buena, y digo casi porque esta es de esas que no, pues en este caso sí quedará prácticamente toda la plaza cercada, aunque por una valla de menor altitud.



El parque infantil comienza a ser instalado dejando toda la plaza para este único uso:




En este caso habrá menos humos, es menos céntrico, está lejos del casco histórico... pero los niños jugarán rodeados de palomas y en columpios que sin duda serán incapaces de cumplir medidas higiénicas con estas sucias aves por los alrededores (cualquier vecino sabe que este es el centro ciudad de las palomas):


Vamos a ponerle un toque positivo, el arreglo de ciertas aceras del ensanche sin necesidad de grandes reurbanizaciones. Esta jardinera es un elemento urbano atractivo, ¡sí señor!:


También las escaleras de mayor tránsito de la ciudad tienen al fin una imagen apartada del callejón que representaban:




Como nos gusta decir, actuaciones buenas, "haberlas-haylas", pero son tan insignificantes frente a estos grandes derroches de dinero público que pasan desapercibidas, más si vienen acompañadas por reasfaltados que no duran ni dos días, por culpa de las lluvias, claro, pero es que ya deberían saber que eso no se puede hacer en invierno...

Lo peor (o lo mejor) es que todos sabemos que estas obras, especialmente la de la Plaza de Galicia, es temporal hasta que la economía mejore y se pueda ejecutar al fin un verdadero proyecto con el consenso de todos y que humanice la plaza definitivamente. Sin embargo, es mejor lucir parques infantiles a 200 metros de un verdadero parque verde con remanentes de presupuestos anteriores.

No cabe duda de que las elecciones harán justicia, pero lo peor es que en esta ciudad no parece haber ningún político a la altura de lo que representa Santiago de Compostela.

Información relacionada
Noticias relacionadas
_________________________________________________________

 Ir al Facebook de Ciudad Milenaria     Ir al Twitter de Ciudad Milenaria     Ir al Google+ de Ciudad Milenaria

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Normas de uso:

>> Mantén un vocabulario correcto.
>> Preferiblemente identificarse con un nombre.
>> Trata de comentar acerca de cada entrada, para otros comentarios usar el foro.
>> Los comentarios serán revisados y de no cumplir las condiciones podrían ser eliminados.

Gracias por participar en Ciudad Milenaria.

2014 © Ciudad Milenaria

Ciudad Milenaria  ©Template Blogger Green by Dicas Blogger .

Volver arriba